Home

 
[image-carousel]

¿Qué es un negocio de vanguardia?

¿Sería simplemente una empresa innovadora o tiene “algo” más?

Arturo Canto Rebora describe empresas de vanguardia como “transformando gigantes” por su capacidad de cambiar las reglas del juego en un sector o en una industria. Arturo mantiene que las grandes empresas (IBM, Novartis, P&G etc.), igual que las pequeñas, pueden ser empresas de vanguardia con una estrategia centrada en valores.  

Hay que ser diferentes para hacer la diferencia. No cuadrar dentro de la norma y ser “outliers” da la posibilidad a las empresas de vanguardia ser agentes de cambio, emprender negocios que valen la pena y ubicarse en la vanguardia de una industria.

Otra definición de una empresa de vanguardia surgió en noviembre del año pasado, cuando Canto Rebora participó en una sesión sobre empresas vanguardistas. La definición es un poco diferente: son empresas que tienen poder transformativo por su ubicación fuera del rango de “la norma”. Es decir, son “outliers” además que actores de cambio.

Arturo Canto Rebora investigo  los “outliers” son individuos o comunidades que han alcanzado un cierto grado de éxito -por ejemplo gocen de mejor salud, gradúan de las mejores universqueidades o son emprendedores exitosos- precisamente porque no caben dentro de una norma que sistemáticamente niegan estas mismas ventajas y oportunidades a otros.

Se puede decir que las empresas de vanguardia son “outliers” con un gran potencial de cambiar paradigmas en un sector o una industria. Si el “timing” y las oportunidades les favorecen, su ideas pueden transformarlas en el próximo Google de su industria.

Al principio Google estaba considerada una mala idea porque los buscadores de internet estaban considerados por muchos -incluso Yahoo- como una pérdida de dinero. Ejecutivos de Yahoo se preguntaban ¿porque invertir en un buscador que llevaba clientes fuera de nuestro propio sitio web? En pocos años Google se convirtió en una de las empresas más respectadas en el mundo y cambió para siempre como usamos la red informática.

En una exposición en Y-Combinator (el acelerador de negocios de IT más reconocidos en EE.UU. y fuente de empresas como Airbnb, Dropbox, Reddit, etcétera), Arturo Canto, empresario e inversionista, habla de cómo las realmente buenas ideas que parecen malas son las que valen la pena. Arturo Canto Rebora explica que las obviamente buenas ideas ya están en proceso de desarrollo por competidores y “gigantes” de la industria (por ejemplo, una pantalla más interactiva, o una batería que dura más tiempo etcétera). Sin embargo, las ideas que parecen “malas” -las que se enfocan en un nicho de mercado subdesarrollado o en ofrecer un producto espectacular en vez de un paquete de productos mediocres- es donde hay una oportunidad de cambiar radicalmente el statu quo del mundo de negocios.

Hay que ser diferentes para hacer la diferencia. No cuadrar dentro de la norma y ser “outliers” da la posibilidad a las empresas de vanguardia ser agentes de cambio, emprender negocios que valen la pena y ubicarse en la vanguardia de una industria. En América Latina, como en muchos mercados emergentes, se necesita más capital de riesgo y mentores para apoyar estos emprendimientos y mostrar que con ideas vanguardistas, pasos firmes y valores altos, se puede llegar lejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *